jueves, 9 de septiembre de 2010

Fulgencio Aquino

Vengo al mundo el primero de Enero de 1915, en el caserío Sabaneta de la parroquia Tacata, en Municipio Guaicaipuro del Estado Miranda. Entonces vino este señor Jorge Aponte, yo me acuerdo muy bien, usaba las arpas que no eran modernas, de esas anchotas. El mismo hacia sus arpas entonces el vino a tocar esa fiesta esa noche y yo como me gustaba ya esa música me puse al ladito de él a verlo tocar, pero me recuerdo que ese hombre cuando le afincaba las manos a esa vicha, era como si fuera un trueno! Esos bordones sonaban como una tormenta, yo estaba tan emocionado con la música de él que hasta me quede toda la noche al lado, agarrado de una mata para no dormirme. Desde entonces la música ha sido para mí toda mi vida. Ramón Serrano, conuquero de mi pueblo me dio las primeras luces Yo tenía once años, más o menos. Me acuerdo que estaba esperándolo en una subida muy larga ese sol reventaba, yo estaba sentado en una peñota, de repente lo veo que viene subiendo con esa arpa al hombro. Una arpita de cómo un metro más o menos, encordadita, el me la afino y el primer día que me dijo, el primer bordoneo, el primer tipleo, yo lo agarre. De allí para aca, comencé yo a estudiar y estudiar y cuando tenía catorce años, toque la primera fiesta. Me acuerdo que la toque por veinte bolívares. Desde que empecé a tocar el arpa he sentido una emoción y un cariño que le tengo a esa música. En el asunto de las piezas de arpa yo tengo un mapa o como un rollo de alambre en la cabeza, pero de música.El arpa tiene a veces una cosa misteriosa, yo no sé si es que  esta brava con uno, porque a mí me ha sucedido varias veces, o no hace contacto con el genio. Uno la va a agarrar y ella no quiere que la agarre ni la toque. A veces he querido afinar el arpa y me canso y no le encuentro tono y tengo que recostarla de un rincón. Me acuesto o me voy por ahí y como a las dos horas vuelvo y cuando le pongo las manos, ese tono es clarito. Tiene sus horas que no lo quiere a uno. En esos momentos cuando todo sale bien, como que le viene a uno la música y empieza uno a componer y le vienen revelaciones en ese momento. Es por emoción…si el cuerpo esta afligido no le sale nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada