domingo, 5 de septiembre de 2010

Perucho Aguirre


Es hijo de Mateo Beltrán Aguirre Guerra y Ana Matilde Fernández de Aguirre, y nieto de Pedro Aguirre Guerra, autor del poema Margariteñerías. Tiene herencia poética, y de allí que tampoco le resultó ajeno haber compuesto, a la edad de 14 años, el tema musical "El Posiclero". Se considera autodidacta, o músico por vocación, con aptitudes suficientes para tocar casi todos los instrumentos de cuerda, y algunos de percusión. Tradicionales es, el autor de otros temas como El Piñonate, Las Tetas de María Guevara, El milagro de la Virgen, "Bejazmín" y su acordeón, entre otros, les imprime toque de originalidad. "Qué voy a decir yo; ya saben que nací en La Otra banda (La Asunción), que mi papá se sacó a mi mamá de 14 años, cuando él tenía 17; que nos vinimos para acá y yo nací el 10 de febrero de 1940, y que mi papá falleció cuando tenía 27 años, y mi mamá quedó viuda cuando tenía 24. Muerto mi padre, cuando yo era apenas un niño de ocho años, mi familia hizo lo que hacía toda la gente pobre de Margarita: que si vender matas, que si vender huevos, engordar un cochino, llevar las arepas, y toda esa serie de vainas, pero lo importante es que de la nada hicimos esto, un individuo que se llama Perucho Aguirre, que afortunadamente soy yo". "Quién iba a pensar que lograría ser lo que soy. Así se lo digo a los muchachos, en la vida lo que hay que hacer es el bien, es pensar en la humanidad, en el niño, en el joven, en la casa, en la familia, lograr la sonrisa del hogar, lograr el amor de la mesa, y beber el agua fresca o pura del tinajón, pero con dulzura, sin ácidos, sin drogas, sin desamor, sin desazón. Esa es la conducta y lo que ocurrió conmigo y lo que pasó con Collar de perlas; empezamos dando c..., pero nosotros vencimos el tiempo, y a lo largo de 35 años aquí están los mismos músicos. Pero, ¿por qué creen que eso ocurrió?, porque en nosotros la parte afectiva preponderó, y nos hicimos compadres, a pesar de las diferencias. Por sobre todas las cosas prevaleció el amor, la música, el pueblo de Margarita y el de Maturín que nos acogió. El grupo primero, la casa primero, el agua primero, el pan primero, la escuela primero, el libro primero y la escritura primero".Se remontó a ese andar por toda Venezuela, por las casas, esquinas, y calles de este país diciendo y cantando, y siente que en ese transitar también le acompañan todos los músicos de Margarita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada